1. Proposiciones causales.

Expresan la causa por la cual se realiza lo dicho en la proposición principal. En castellano van casi siempre en indicativo.

En latín se construyen generalmente en indicativo y llevan las conjunciones QUOD, QUIA, QUONIAM y QUANDO. Expresan la causa real de un hecho.

Ejs. Hic sumus quia nos vocavit (“Estamos aquí porque el general nos llamó"); hostes urbem oppugnaverunt quod cives socii romanis erant ("los enemigos atacaron la ciudad porque los ciudadanos eran aliados de los romanos").


No obstante, la proposición subordinada puede presentarse, no como la causa real, sino como la opinión de otra persona: en este caso el modo utilizado es el subjuntivo.

Ej. Hostes urbem oppugnaverunt quod cives socii romanis essent ("Los enemigos atacaron la ciudad porque, según se decía, los ciudadanos eran aliados de los romanos").

Por último, también puede introducir una proposición causal CUM, pero siempre con subjuntivo.

Ej. Cum pecuniam non habeam, adiuvare te non possum ("No puedo ayudarte puesto que no tengo dinero").