2. LA COORDINACIÓN
Según se ha dicho, la coordinación consiste en unir por medio de nexos (conjunciones coordinantes) dos o más proposiciones que se encuentran en el mismo nivel sintáctico. Según las conjunciones coordinantes que se utilicen hay las siguientes clases de coordinación:
2.1. Copulativa. Establecen una idea de suma o adición de pensamientos. La conjunciones copulativas son: ET, AC, ATQUE, -QUE, NEC, NEQUE. Se traducen por “y” o “y no / ni”.
Ej. Senatus Caesarem laudat et imperator milites clamat (el senado alaba a César y el general aclama a los soldados).
La conjunción Et se emplea, a veces, con el significado de también o incluso: veniet et mater eius (vendrá también su madre).
La conjunción enclítica –QUE suele unir el último término de la enumeración y enlazar conceptos afines: senatus populusque romanus (El Senado y el pueblo romano).
2.2. Disyuntiva. Son excluyentes entre sí, es decir, se da la opción al oyente de elegir entre dos o más enunciados, las conjunciones disyuntivas son: AUT, VEL, SIVE, SEU y la enclítica –VE. Se traducen por “o”, “o bien”, “ya”.
· AUT marca una disyunción fuerte: Hic vincendum aut moriendum est (aquí hay que vencer o morir). Esta disyunción fuerte se puede aumentar por polisíndeton: mulier aut odita aut amat (la mujer bien odia, bien ama).
· VEL permite elegir simplemente estre una y otra posibilidad; es una disyunción que refleja indiferencia, poca importancia: lege vel tabellas redde (lee o devuélveme la carta).
· SIVE relaciona, complementa términos equivalentes: Bacchus sive Liber (Baco o –dicho de otra manera- Líber).
2.3. Adversativa. Una proposición corrige, o también contradice, a otra; dos sentidos lógicos se oponen. Las conjunciones adversativas son SED, AUTEM, VERUM Y VERO (pero) y AT y TAMEN (pero, no obstante, por el contrario).
· SED es la más usada; se traduce por pero y, a veces, por sino. Es frecuente al principio de frase contraponiendo lo que se va a decir a todo lo mencionado anteriormente.
Ej. Neque interea quietus erat, sed ómnibus modis insidias parabat Ciceroni (y entre tanto no estaba inactivo, sino que preparaba asechanzas por todos los medios contra Cicerón).
· AT es más enérgica; se traduce por al contrario.
Ej. Quid opponas si negem? At ego non nego (¿qué objetarías si lo negase? Pero, al contrario, yo no lo niego)
· AUTEM es la adversativa menos fuerte; se traduce por en cambio. Esta conjunción no aparece nunca a principio de frase.
Ej. A nullo videbatur, ipse autem omnia videbat (No era visto por nadie; en cambio, él lo veía todo)
2.4. Causal (Explicativa). La segunda proposición introduce una explicación de la primera. Las principales conjunciones son NAM, NAMQUE, ENIM, ETENIM y se traducen por pues, en efecto, ya que. En su uso enim aparece siempre en segunda posición dentro de la oración.
Ej. Exercitus ei traditus a P. Rutilio legato, nam Metellus conspectum mari fugerat (el ejército le es entregado por el legado P. Rutilio, ya que Metelo había huido ante la mirada de Mario).
Estas oraciones no expresan la causa real del hecho expresado en la proposición primera (como ocurre en las subordinadas adverbiales causales), sino que justifican una afirmación hecha en otra oración. No son, por tanto, idénticas las oraciones siguientes:
El tren vendrá con retraso, pues no veo gente en la estación.
El tren vendrá con retraso, porque no veo gente en la estación.
La primera oración es compuesta coordinada explicativa; la segunda, en cambio, es subordinada adverbial causal, pero no es lógica, pues la causa de la primera proposición no puede ser lo dicho en la segunda
2.5. Conclusiva (Ilativa). La segunda proposición es una conclusión, una consecuencia, de la primera. Las principales conjunciones son ERGO, IGITUR, ITAQUE, QUARE (menos usuales son PROINDE y QUAMOBREM) se traducen por así pues, por lo tanto, por lo cual.
· ERGO, IGITUR indican consecuencia lógica.
· ITAQUE, QUARE y QUAMOBREM indican consecuencia de un hecho.
2.6. Distributiva. Presenta acciones alternativas que no se excluyen. Forman un evidente polisíndeton, pues se utilizan correlaciones como: ET… ET…; MODO… MODO…; TUM… TUM… (ya… ya…); NEQUE… NEQUE… (ni… ni…); NON MODO… SED ETIAM…; NON SOLUM… SED ETIAM (no sólo… sino también…).
Ej. Pax ipsa tum iucunda tum salutaris est (la paz misma es, ya agradable, ya saludable).