2.1.1. Proposiciones sustantivas. Las que desempeñan una función típica del nombre (sujeto de la principal; atributo del sujeto; complemento directo de un verbo, etc.)
Ejs. Me entristece que mientas tanto; estoy que me subo por las paredes; Eugenio ha dicho que lo llames ahora mismo.

Es la proposición subordinada que desempeña en otra oración la función de un sustantivo (sujeto y complemento directo y, con menor frecuencia, aposición). También se llaman completivas porque completan el significado de la oración principal haciendo el oficio de sujeto, objeto directo o aposición.
Según su construcción, en latín existen los siguientes tipos de proposiciones sustantivas:
a. QUOD con indicativo (raramente subjuntivo)
b. UT, NE, QUOMINUS, QUIN con subjuntivo.
CON INDICATIVO

Proposición sustantiva de QUOD
El nominativo-acusativo neutro del pronombre relativo QUOD puede funcionar como conjunción introduciendo una proposición sustantiva con la expresión de un hecho real y objetivo. El modo utilizado es el indicativo, pues el subjuntivo, en las pocas ocasiones en que se usa, da a la oración un matiz dubitativo.
Ej. Opportune accidit quod Germani in castra venerunt (sucedió oportunamente que los germanos llegaron al campamento)
CON SUBJUNTIVO

Proposición sustantiva de UT, NE QUOMINUS, QUIN
Las proposiciones completivas de subjuntivo ejercen también, como las de infinitivo y las de QUOD con indicativo las funciones de sujeto, complemento directo y de aposición de la proposición principal: Se construyen con las conjunciones UT, NE, QUOMINUS y QUIN principalmente.
9.3.1. Proposiciones introducidas por UT/UT NE, UT NON o NE (“que" / "que no").
9.3.1.1. En función de sujeto. Se construye con verbos o expresiones impersonales tales como “fit", "contingit", "evenit", "accidit", "relinquum est", "restat”, "relinquitur", etc.

Ejs. Accidit ut dux subito veniat ("Sucede que el general viene súbitamente"); sequitur ut bellum non vitari possit ( "sucede que la guerra no puede evitarse" ).
9.3.1.2. En función de objeto directo. Dependen generalmente de verbos de voluntad que expresan petición mandato, consejo, exhortación, persuasión, deseo. etc. La conjunción negativa es NE.

Ejs. Dux nobis imperat ut oppognemus urbem ( "El general nos ordena que ataquemos la ciudad" ); caveant consules ne respublica defimentum nullum capiat ( "cuiden los cónsules que el Estado no coja una recesión" ).

9.3.1.3. En función de aposición. La proposición completiva explica a un sustantivo, a un adjetivo y, especialmente, a un pronombre demostrativo.

Ejs. Hoc vitium illi est, ut nimis loquatur ( "él tiene este vicio, que habla demasiado"); scilicet hoc restabat, ut fecunda fores ( "sin duda esto faltaba, que fueras fértil" ).

9.3.1.4. Proposiciones que dependen de verbos de "temor". Se encuadran dentro de las proposiciones en función de objeto directo o de aposición. Curiosamente UT se traduce por "que no" y NE por "que”. Estas proposiciones se explican partiendo de que en su origen hubo dos proposiciones yuxtapuestas; al subordinarse una a la otra adquirían un sentido inverso:

Ejs. Timeo; ne venias (“tengo miedo; ojalá que no vengas" ) > timeo ne venias ( "temo que vengas” ); timeo; ut venias ( "tengo miedo; ojalá que vengas" ) > timeo ut venias ( "temo que no vengas" ); vereor ut Dolabella ipse satis nobis prodesse possit ( *temo que el propio Dolabela no pueda servirnos nada" ).

9.3.1.5. Proposiciones completivas yuxtapuestas. En lenguaje coloquial es frecuente (también en castellano) la omisión de la conjunción UT. No obstante., se sobreentiende.

Ejs. Volo (ut) me scribas ( "quiero (que) me escribas" ); oportet ( ut ) veniatis ("conviene ( que ) vengáis" ).

En estos casos la marca de la subordinación no es la conjunción, sino el modo subjuntivo.

9.3.2. Proposiciones introducidas por QUIN Y QUOMINUS.
El modo propio sigue siendo el subjuntivo. Los verbos que significan "impedir", "prohibir", "obstaculizar", llevan una proposición completiva introducida por QUOMINUS o NE si alguna de las dos proposiciones es afirmativa ( por la forma o por el sentido ).

Ejs. Impedio quominus abeas (“impido que te marches" )

Pero si la oración es negativa o interrogativa, suele llevar la conjunción QUIN.

Ejs. Num impedio quin abeas? (“¿Acaso impido que te marches?”): non dubium est quin veniat (“no es dudoso que venga”); non multum afuit quin castris expellerentur. (“no faltó mucho para que fueran expulsados del campamento" )

2.3. Proposiciones interrogativas indirectas.
La proposición interrogativa indirecta es una completiva que contiene una pregunta, no en su forma textual, sino como subordinada de verbos y expresiones de pregunta, conocimiento, duda o deliberación.

Ej. Quid facis? / Rogo quid facias (“¿Qué haces?" / *'Pregunto qué haces").

Se distingue de la interrogativa directa por estas características:
· está subordinada a un verbo de los anteriores;
· carece de signo de interrogación;
· se construye siempre en subjuntivo, aunque en la traducción habrá que reflejar el verbo en indicativo la mayoría de las veces, pero conservando el tiempo.
Además, igual que sucedía en las interrogativas directas en 2.1. y 2.2., presentan las indirectas interrogaciones parciales, totales y dobles.

Ejs. Quaero quis veniat, quomodo veniat et unde veniat ( "Regunto quién viene, cómo viene y de dónde viene" ); quaero num quisquam neget ("pregunto si alguien lo niega"); dicebat nonne canis similis lupo si? ("decía que si el perro no era igual que el lobo" ); quaero utrum defendas an impugnes plebem ( "pregunto si tú defiendes o atacas a la plebe" ); eum rogavi vulneratusne esset ( "le pregunté si había sido herido" ); rogavi quando venisset ( "pregunté cuándo había venido" ); te rogo utrum hoc feceris an illud ( "te pregunto si has hecho esto o aquello" ); te rogo utrum hoc feceris necne ( "te pregunto si has hecho esto o no" ).

Hay que advertir, según se observa en la traducción, que los tiempos expresados por los verbos subordinados tienen un valor relativo, es decir, expresan un tiempo simultáneo, anterior o posterior con respecto al tiempo expresado por el verbo principal.